Archivos
 

Inicio

20-01-2020 Y la borrasca Gloria, también llegó a Enguera.

Desde el voluntariado de Adene que centramos nuestra actividad en la meteorología nos lo estábamos oliendo desde una semana antes y era un tema que íbamos comentando… los modelos numéricos de predicción del tiempo (europeo y americano), ya daban síntomas de querer alejar de nosotros el eterno anticiclón que nos había acompañado durante dos meses a través de un régimen de circulación de vientos terrales de poniente, que habían secado todo nuestro término municipal hasta crear una situación de sequedad más propia del mes de julio que de enero. Un incendio forestal en nuestra Sierra durante este pasado mes antes del temporal hubiese tenido los mismos efectos que si se hubiese producido en el mes de agosto, teniendo en cuenta la continuidad del poniente, su velocidad y la extrema sequedad de la tierra y cubierta vegetal.
Y apareció Gloria, borrasca profundísima que llegó para quedarse durante varios días, posicionándose al sureste y sur peninsular junto con una bolsa de aire frío en sobre nosotros, produciendo una situación que pasará a nuestra historia meteorológica como uno de los temporales más intensos vividos en Enguera en un mes de enero durante las últimas décadas..
El hecho de que la borrasca fuese llamada con nombre propio no es casualidad. Sólo los fenómenos atmosféricos de magnitud muy contundente son “bautizados” por las autoridades en materia de meteorología, y esta vez teníamos ante nosotros una borrasca épica por su profundidad y efectos, con su nombre propio, como las grandes borrascas atlánticas que azotan la fachada oeste europea, o los huracanes que se ceban con el Caribe.
Gloria llegó a la Península Ibérica por donde nos dijeron los meteorólogos: por las costas valencianas durante el domingo 18 de enero.
Así, el día 18 amaneció el día nublado y con una sensación de frio que iba en aumento, las temperaturas durante este día no dejaron de descender. Antes de mediodía, los primeros copos de nieve caían sobre la zona más alta de nuestra sierra y llovía en el resto del término municipal. La Canaleja era el primer lugar donde teníamos noticia de la caída de nieve y poco a poco iba extendiéndose por toda nuestra Sierra. La nevada se desató con fuerza durante las primeras horas de la tarde bajando la cota hasta los 600 metros de altitud. A última hora de la tarde la nieve paró de caer, pero de nuevo empezó a nevar de forma muy intensa a partir de las 23 horas.
El día 19 la nevada creció en magnitud y fue muy intensa durante toda la jornada, acompañada de temperaturas que a primeras horas del lunes se aproximaban a cero grados en Enguera y se mantenían en valores negativos en toda nuestra sierra, junto con una situación de ventisca con copos de varios centímetros acompañados de viendo muy intenso de nordeste. Ello provocó que la nieve cayese y cuajase hasta en nuestro pueblo por espacio de dos horas entre las 6 y las 8 de la mañana, pasando posteriormente a ser la precipitación en forma de lluvia. En la sierra continuó la precipitación en forma de nevada torrencial, con acumulados medios de medio metro por encima de los 500 metros de altitud y aproximándose al metro en las zonas de mayor altura. Navalón, Benali y toda la Sierra de Enguera a más de 400 metros quedó incomunicada en la jornada del lunes por carretera. A partir de la tarde la nieve se transformó en lluvia por debajo de 800 metros aunque en las zonas más altas la nevada se mantuvo.
El día 20 la protagonista fue la lluvia, muy abundante, recogiéndose una media de 80 litros/m2 como en la jornada anterior. En nuestros montes llovió sobre nevado, con fatales consecuencias para nuestro arbolado forestal.
Desde Adene, durante todo este episodio hemos tenido operativa toda la logística meteorológica que hemos ido creando durante los tres últimos años, a través de las estaciones meteorológicas ubicadas en Enguera, El Transformador y Navalón. Nos ha permitido medir la nieve y lluvia caída, la temperatura, la dirección del viento y la humedad relativa, todos estos datos han sido almacenados en la web de Avamet.
Es preciso señalar que recientemente se sustituyó por una nueva la estación meteorológica ubicada en El Transformador (por deterioro de la anterior), incorporando ahora la última tecnología en medición a través de un pluviómetro calefactado, lo cual ha posibilitado medir toda la nieve caída (impide que la nieve cuajada tapone la medición), y se ha estrenado durante la estancia de Gloria entre nosotros, dando como resultado la suma de 215 litros por metro cuadrado.
El balance tiene su cara amable y su lado más negativo. Por una parte se han recogido a lo largo y ancho del término de Enguera entre 200 litros/m2 de media en la Sierra y 290 en el pueblo, lo cual ha permitido aportar humedad en profundidad sobre la tierra y la recarga de acuíferos, sin embargo, la copiosa nevada y posterior lluvia sobre nieve también ha producido una situación muy desastrosa en nuestra masa forestal, por la rotura de pinos que no pudieron aguantar el peso de la nieve mojada siendo esta circunstancia muy preocupante, tanto por el deterioro de nuestra masa boscosa como por las consecuencias que tendrá en el aumento de combustible en relación al riesgo de incendio forestal.
Santiago Aparicio Belda

 
 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Categorías