Archivos
 

Inicio

El despertar de las culebras

Debido a las temperaturas calurosas que estamos teniendo, se empiezan a ver serpientes por el monte y las casetas. Pasado el letargo invernal, estos animales empiezan a estar activos para recuperar la energía consumida durante el invierno y con ello saltan las alarmas entre la población que las consideran bichos peligrosos. De las cuatro especies mayoritarias en nuestra comarca, sólo la víbora hocicuda, escurço o sacre, es venenosa. Es la serpiente más pequeña de todas y suele medir poco más que un palmo. Aunque la mayoría de ejemplares que vamos a ver NO SON VENENOSAS NI PELIGROSAS, aunque midan metro y medio de longitud. Es más, son beneficiosas por ser excelentes cazadoras de roedores.

El animal de la foto es una culebra de herradura que ya estaba tomando el sol. Se caracteriza por una mancha en forma de herradura en la parte superior de la cabeza y por unos círculos ovalados en el dorso.

 
 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Categorías